feral

2017-2018

Están pintados de blanco, y cada uno tiene su nombre. Todos los cuchillos están amarrados con cordeles, las ventanas están cerradas. No quisiera que entrase una sonrisa. No quisiera que entrase una corriente de aire, mientras duermo.